6.6.09

Pintar acrílico sobre madera. Consejos sobre la madera como soporte del acrílico.

El acrílico no es ni mucho menos lo mismo que el óleo en cuanto a técnica. Es un aviso para quienes ya dominan el óleo y desean conocer nuevas técnicas. Las veladuras, las mezclas, los difuminados, la técnica en húmedo, son temas que hay que volver a dominar pues son formas y posibilidades son muy diferentes.

Pero sobre todo -y si no se compran pinturas de calidad mucho más- el color cambia ligeramente al secarse y luego otra vez al barnizarse, más cambios que con las técnicas de óleo. El proveedor al que le compres los materiales te informará bien de todo esto y te aconsejará según para qué desees cada material. Y si no lo hace, cambia de proveedor.

Si vamos a pintar sobre tablas, sobre maderas, el conglomerado es el material mejor para ello. Eso si, hay que tener en cuenta que hay que darle una buena capa de imprimación (se comprar en la misma tienda que las pinturas y allí os darán a elegir varios tipos, según la técnica empleada) para que la pintura se asiente sobre una base de calidad.

Y además hay que dar imprimación o pintura de la que os sobre, tanto en los cantos de la madera como en su trasera, para evitar que la humedad pueda afectar con el paso del tiempo a la obra.

La madera (conglomerado) tiene sus ventajas sobre todo en cuadros de cierto peso o con una carga de pintura importante. Y sin duda, para obras en donde hagamos collage con otros materiales, pues una posibilidad del acrílico es poder añadir y pegar elementos (¿extraños?) a la obra, en su creación.

Nada como explorar y probar con nuevas bases, y sobre todo trabajar pensando en los años posteriores. Las obras tienen la obligación de durar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...