3.7.09

Elegir colores en pintura al oleo y acrílica. Elegir paleta de colores.

Cuando elegimos colores para pintar tanto en acrílica como en óleo y estamos empezando, y si además entendemos de color lo suficiente como para saber qué tubos debemos comprar, tenemos una cierta tendencia a comprar colores primarios (magenta, cian y amarillo) pensando que con ellos podremos conseguir toda la gama de colores posibles.
La verdad es que no es así. Y mucho menos en acrílico.
Los colores que se comercializan no son trasparentes (incluso los que se venden como trasparentes no lo son del todo), y esto hace que la mezcla nos de un resultado distinto al que pretendíamos.
Tenemos que conocer los colores a costa de probarlos, porque incluso si cambiamos de marca obtendremos diferentes resultados.
Y recordar siempre, que en acrílico los colores tienden a oscurecerse un poco al secar, algo que en óleo no sucede.
Lo recomendable es disponer de una paleta de colores algo amplia, con dos amarillos (uno frío y otro caliente), un magenta o carmín, dos azules (uno cían y otro ultramar o similar), un verde esmeralda y otro primavera más un par de marrones (un ocre y otro tierra tostada), más un blanco y otro negro.
A partir de esta paleta de colores, si que se pueden conseguir casi todos los colores posibles.
La gama de colores a la venta en acrílico es más compleja, pues incluye más posibilidades de opacidad que en óleo, aunque en este también hay que tener en cuenta la trasparencia de los colores.
Yo recomiendo que una vez que se decida pintar un poco más en serio, se sea fiel a una marca de tubos de colores, para que no haya incompatibilidad de mezclas y se asegure un resultado lo menos gris y sucio posible.
El gran enemigo de una paleta reducida es que las mezclas queden agrisadas y sucias, pues no mezclamos colores puros sino con componentes terciarios de color, que siempre ensucian algo el resultado final.

No hay comentarios:

Publicar un comentario