4.12.09

Templo para las artes en el Design District de Miami

Un nuevo concepto de ¿Museo?, de lugar para atraer a visitantes de Arte. El de la Cruz Collection Contemporary Art Space abrió el jueves en el Design District ante una multitud muy bien impresionada con las nítidas líneas arquitectónicas del edificio, tan parecido a un museo, con tres pisos repletos de arte contemporáneointernacional elegantemente instalado.

"Es de primera clase, como todo lo que hace Rosa'', comentó el urbanista y coleccionista de arte Craig Robins. "Esto es muy bueno para el distrito'', señaló. Rosa de la Cruz, quien todos los años tiene un desayuno en los jardines de su casa en Key Biscayne para personalidades de Art Basel ansiosas de ver su mundialmente renombrada colección, recibió a los visitantes en el nuevo espacio de 30,000 pies cuadrados, en el 23 NE 41 Street. Su esposo Carlos se quedó en casa atendiendo a los personajes.
"No fue a su propia inauguración'', comentó Rosa bromeando. Todo el mundo fue bienvenido en el nuevo espacio (‘‘una extensión de mi casa'', según ella) sin necesidad de credenciales. Se mantendrá abierto al público gratis.

Rosa de la Cruz se sintió visiblemente conmovida por las reacciones de algunos visitantes a ver la lista de artistas de primera clase polacos, alemanes, británicos y norteamericanos exhibidos juntos a los cubanoamericanos Ana Mendieta y Félix González-Torres, que crearon obras conceptuales originales antes de morir.

"He trabajado mucho, y esto ha tardado mucho en hacerse'', declaró De la Cruz. "La gente me pregunta cómo lo hago. Pues bien, me paro en una estancia durante una hora y estudio y pienso en el arte y en el artista. Y mi propósito cuando exhibo, es respetar la obra''. De la Cruz trajo al artista neoyorquino Jim Hodges para mezclar sus obras con las de González- Torres, quien murió en 1996 y estuvo representando póstumamente a EEUU en la Bienal de Venecia hace dos años.

La gente se estaba retratando frente a la hermosa cortina de flores del techo al piso de Hodges, y aquellos familiarizados con la obra de González-Torres se llevaron muestras de caramelos blancos de menta de la legendaria instalación del fallecido artista Untitled (Portrait of Dad). Wendy Cromwell, una asesora de arte de Manhattan, estaba frente a dos montones muy bien arreglados de papel blanco, uno titulado Nowhere better than this place (Ningún lugar mejor que este) y el otro Somewhwere better than this place (Algún lugar mejor que este), otra instalación de González-Torres. "Me gustó muchísimo'', declaró Cromwell. "Me encanta el gusto de Rosa. Tiene un gran entendimiento de su propio arte y de cómo debe verse''.

El papel, de hojas grandes como afiches, también podía llevárselo el público. González-Torres siempre insistió en que el público interactuara con sus obras y nombró los materiales de esa pieza ‘‘copias sin fin''. Pero los momentos más conmovedores del día de apertura ocurrieron en una habitación solitaria del tercer piso dedicada a las emblemáticas obras de Ana Mendieta. Hay un video y fotos que rodean la escultura Sandwoman (Mujer de arena) que estaba sobre una plataforma. "Es como una capilla'', señaló el coleccionista Peter Menéndez, quien al igual que otros cubanoamericanos que conocieron a Mendieta y lloraron su trágica muerte a los 36 años en 1985, tuvieron que contener las lágrimas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario