15.3.10

No todos los gustos supremos te los da el sexo



Mi pica la cabeza y es una enorme suerte. 

Me la rasco con fuerza y es un gusto tremendo. 

Tengo que intentar que me pique con más asiduidad.

Vuelvo a rascarme, ya perdonarán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario