30.9.10

Los grupos Pórtico y Zaragoza muestran los inicios de la abstracción

Con el título 'La puerta abierta: el inicio de la abstracción', la exposición  que se presenta en la sede central de Ibercaja de Zaragoza permite hacer un recorrido por el trabajo del Grupo Pórtico (1957-1952), formado por Fermín Aguayo, Santiago Lagunas y Eloy G. Laguardia, pioneros en el nacimiento de una pintura española de vanguardia, de signo abstracto.
Treinta óleos y dos dibujos de seis artistas de los grupos Pórtico y Zaragoza muestran el resurgir de la abstracción en España, a finales de los años cuarenta del pasado siglo, en una exposición que se inaugura hoy en el Patio de la Infanta de la capital aragonesa. La exposición, organizada por la Obra Social de Ibercaja, se podrá ver hasta el 9 de enero de 2011, supone la recuperación de la obra de dos grupos que protagonizaron la renovación del panorama pictórico español tras la parálisis de la Guerra Civil.

Pórtico supuso una apertura en el "yermo" panorama artístico de la posguerra, cuando la mayoría de los artistas españoles se habían exiliado, sobre todo a París, y los que permanecieron en España se acomodaron e hicieron "academicismo", ha explicado en rueda de prensa la comisaria de la muestra, Dolores Durán. En este panorama artístico, en el que las informaciones del exterior llegaban con "cuentagotas", surgió en Zaragoza en 1947 la primera manifestación grupal abstracta en España alrededor del propietario de la librería Pórtico, José Alcrudo, integrado por nueve artistas que diez años más tarde quedó reducido a los tres cuyas obras se muestran en esta exposición, ha agregado.

"La puerta abierta" presenta 30 óleos, alrededor de cinco de cada uno de esos seis artistas, y dos dibujos, todos ellos exclusivamente de la época en que estuvieron vigentes ambos grupos, de los que también se muestra documentación de su actividad.

Las obras expuestas proceden del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Fundación Santillana del Mar, Patrimonio de Ibercaja, Cortes de Aragón, Colección De Pictura, Galería Aroya, Galería Carlos Gil de la Parra, Antonio Gajón Anticuario y coleccionistas privados, así como de los propios artistas o sus herederos.


Me gustan los amarillos sobre el cielo

No sé si las alturas tiene algo que ver, pero me embriagan los amarillos en el cielo, los verdes flotando sobre las nubes, los rojos amenazando el vuelo de las gaviotas. Debe ser que los colores raros me asustan o tal vez que no esté muy acostumbrados a los imposibles. Sin ánimo de ofender, pero pedir que de vez en cuando me cambien los colores del cielo podría ser un imposible, así que me los imagino.

21.9.10

"Arrestar testigos es de mafiosos", protestas por la detención de Edu León al fotografiar cargas policiales

Edu León, fotógrafo especializado en inmigración, se dedica a capturar instantáneas que, en la mayor parte de los casos, reflejan la realidad y nos informan de lo que ocurre a nuestro alrededor. Su cámara se convierte en los ojos de todos nosotros, pero el pasado domingo su cámara y nuestros ojos fueron secuestrados por funcionar como testigos en los altercados contra ecuatorianos de la Casa de Campo por parte de la policía de Madrid.
Al parecer, la policía local multó a varias personas que allí se encontraban por vender y cocinar comida de forma ilegal. Acto seguido, medio centenar de ellas comenzaron a lanzar piedras a los agentes. Como consecuencia, cuatro municipales resultaron heridos (uno de ellos con un fuerte golpe en la cabeza) y se registraron cuatro detenidos por alteración del orden público, agresión a la autoridad y negativa a la identificación.
Sin duda, estamos en contra de toda forma de violencia, y descalificamos la misma, venga de quien venga. Pero no es solución a la violencia, detener a los fotógrafos que reflejan lo que sucede, si estos no comenten delito.
Entre los detenidos se encuentra el fotógrafo Edu León que, aunque supuestamente se identificó, "los agentes le quitaron todo su equipo fotográfico y empezaron a empujarle", explica un testigo. Le acusan de atentado a la autoridad, aunque esta no es la primera vez que le detienen. El fotógrafo fue arrestado recientemente durante una identificación de inmigrantes en el Metro de Madrid.
Ayer, varios colegas se manifestaron a las puertas de la comisaría donde le retienen y a la que llegó descalzo. Entre ellos, según informa la cadena SER, "Walter Astrada (ganador del World Press Photo) o Víctor Caivano (Jefe de fotografía de AP para España y Portugal)", que "han dejado su cámara en el suelo, ante los policías, en señal de protesta por un arresto que, según ellos, arremete contra la libertad de prensa", y que han empleado pancartas con lemas como "arrestar testigos es de mafiosos" o "libertad de expresión". Leon declara este martes en los juzgados de Plaza de Castilla.

19.9.10

Sucede el pensamiento. Un poema de José Antonio Labordeta

SUCEDE EL PENSAMIENTO

Este tiempo. La lluvia.
Nadie venía a verme por la tarde
y el corazón
opuesto a las palabras,
rendía su homenaje silencioso.

Lejos hablaba el mar, la noche.

Siempre los pasajeros
sienten terror del cielo
y nadie representa la comedia
con el tono de voz apetecido.

Seguía el agua golpeando
y nostálgicos paraguas
redimían la aurora.

Vengo del aire o nunca
decías con tus labios
y más allá, muy lejos,
respiraban los hombres su deseo.

Cada encuentro sucede
apetecido. Todos tienen temor,
es algo repentino.

Y encuentro el horizonte,
el sol guillotinado.

Nostálgico recuerdo.

Ahora y llueve digo
como amor sin palabras:
Sucede le pensamiento.

Canto a la libertad de José Antonio Labordeta. Por un poeta.

Habrá un día en que todos
Al levantar la vista
Veremos una tierra
Que ponga libertad (bis)
Hermano aquí mi mano
Será tuya mi frente
Y tu gesto de siempre
Caerá sin levantar
Huracanes de miedo
Ante la libertad
Haremos el camino
En un mismo trazado
Uniendo nuestros hombros
Para así levantar
A aquellos que cayeron
Gritando libertad
Sonarán las campanas
Desde los campanarios
Y los campos desiertos
Volverán a granar
Unas espigas altas
Dispuestas para el pan
Para un pan que en los siglos
Nunca fue repartido
Entre todos aquellos
Que hicieron lo posible
Para empujar la historia
Hacia la libertad
También será posible
Que esa hermosa mañana
Ni tú, ni yo, ni el otro
La lleguemos a ver
Pero habrá que empujarla
Para que pueda ser
Que sea como un viento
Que arranque los matojos
Surgiendo la verdad
Y limpie los caminos
De siglos de destrozos
Contra la libertad

13.9.10

No sé quien soy ni donde estoy. O tal vez si que lo sepa y no lo admita

No me gusta lo que leo, debe ser que casi siempre elijo la política como tema y creo que debería cambiar, más que nada para volverme otra vez optimista.
¿Traen otros temas los periódicos que no sean política?, si, pero no me gustan tanto. Igual es que quiero sufrir. Igual es que me gusta ser pesimista y por eso leo lo que me coloca en mi sitio.
Odio a los guapos que van de guapos. O lo que es lo mismo. Odio a los guapos que se disfrazan de guapos, a los que se saben guapos. Puede ser por envidia. Tal vez es que descubro sus gestos y me identifico. ¿Sirve de algo ser guapo?
No me entiendo, y creo que eso es lo más serio de todo. Si no sé quien soy ni donde estoy, si no sé hasta donde puedo llegar con mis pasos, simplemente es que todavía no soy. O soy un imposible bicho raro. Seguro que es esto, si.

El viejo niño bobo


El niño bobo tenía padres bobos
había aprendido simplemente fijándose
y lo había hecho muy bien pues los superaba


Nunca llegué a saber si ganaría
la vejez inevitable que todo ser humano
se reserva para cuando las ganas se han olvidado


Miré de refilón casi por última vez
al niño bobo que respiraba tranquilamente
sin saber que había aprendido a envejecer por fijarse

11.9.10

El Castillo Palacio de Versalles se vuelve pop de la mano de Murakami

Los gestores del Castillo de Versalles presentan la estética artística de la factoría de juguetes de plástico reproducidos en serie, abriendo sus salones al artista japonés Takashi Murakami, esperando conseguir un éxito de público a la altura de las necesidades de la institución, que cuenta con un buen número de protestas en contra de la degradación del presunto valor histórico y artístico de Versalles, al que le niegan el honor de poder albergar Arte Moderno, aunque sea para suscitar el interés de un público atraído con el señuelo del «escándalo». En 2008, Versalles se abrió a Jeff Koons, que plantó en el antiguo dormitorio de Luis XIV una «estatua» en plástico y colorines, glosando las proezas «eróticas» de su ex pareja Cicciolina, actriz porno, cantante y política italiana de origen húngaro.


Tras aquel «soponcio», fue Xavier Veilhan quien presentó sus trabajos en Versalles, en 2009, en los alrededores, evitando la polémica, en detrimento de la caja e ingresos económico del consorcio que rige los destinos de la institución. En 2010 era imprescindible y urgente lanzar una nueva operación de marketing y atracción de turistas. Ahora es Murakami que ofrece al Palacio de Versalles ventajas excepcionales: su factoría artística, la Kaikai Kiki Corporation, con sedes comerciales e industriales en Tokio, Nueva York y Los Ángeles y que ya trabaja con varias firmas francesas de gran lujo, que continúan vendiendo y distribuyendo los juguetes concebidos por el creador, producidos en serie. Murakami ha realizado especialmente para la exposición de Versalles varias obras, destinadas a los grandes inversores, que más tarde podrán o no reproducirse en serie.


¿Es Arte o es artesanía?, ¿merece Versalles dedicar espacio a este tipo de trabajos?, ¿se debe rentabilizar de todas las formas posibles estos espacios para poder seguir teniendo vida e ingresos suficientes?. Son preguntas complicadas.

6.9.10


La calma de la calma

La tranquilidad de lo inevitable
El silencio del suspiro
El respirar natural del herido
Asumir lo sencillo
Actuar como si todo fuera normal

Controlar lo controlable

4.9.10

Las excesivas visitas amenazan la Capilla Sixtina

Lo acaba de avisar el director de los Museos Vaticanos: la Capilla Sixtina no respira como respiraba, y los delicados frescos de Miguel Ángel, Botticelli, Pinturicchio, Perugino o Signorelli están en peligro por culpa de las visitas cada vez más masivas, que dejan en el aire una miríada de invisibles residuos low cost: polvo, aliento y sudor, cabellos y caspa, hilos de lana, fibras sintéticas, fragmentos de piel.

Es el (sucio) precio a pagar por la globalización, los vuelos baratos y la reciente ampliación del horario de entrada a las suntuosas galerías papales hasta las seis de la tarde; la involuntaria propina que dejan los 7,3 millones de turistas que cada año contemplan extasiados (e intoxicando sin saberlo) la sagrada Capilla Sixtina.

La alarma ha sido lanzada por Antonio Paolucci, que dirige los Museos Vaticanos desde 2007, a través de un artículo publicado en L'Osservatore Romano. Las 20.000 visitas diarias, escribe Paolucci, ejercen "demasiada presión humana", y los sistemas de ventilación instalados en 1993 tras las polémicas restauraciones con disolventes que devolvieron a la capilla el desconocido y colorista fulgor de los siglos XV y XVI, ya no dan abasto, se han quedado obsoletos.

En su artículo, Paolucci se felicitaba por el éxito de la nueva limpieza, una operación que se acomete cada dos o tres años, aunque según los conservadores se debería hacer más a menudo. El penúltimo lavado de cara se hizo hace cuatro años. El último ha durado 20 noches de julio y agosto. Subidos en los andamios y en la grúa articulada que se montaba y desmontaba a diario para no molestar a los turistas, 30 restauradores han podido ver y valorar de cerca la salud de los frescos que presiden los cónclaves.

Según Paolucci, se han retirado "cantidades ingentes de materia y polvo". Al quitar el polvo con sus pinceles de pelo de cabra, han surgido diversas señales de deterioro. Las partes más afectadas, ha explicado el restaurador jefe, Maurizio de Luca, son las medias lunas de Miguel Ángel, las paredes del Juicio Universal y los frescos del siglo XV.

El techo con la bóveda de Buonarotti, situado a 20 metros de altura, sufre menos las impiedades humanas pero está más expuesto al clima: según ha trascendido, se han detectado y resuelto algunas pequeñas filtraciones de agua. Cada día entran unos 20.000 turistas, cifra realmente preocupante para la conservación de los frescos.