29.6.11

Subí hasta lo más alto de la montaña y bajé. Luego simplemente me fui


La belleza de la inmensidad tiene que ver con la pequeñez del que contempla,


con la situación del que mira la belleza,


con la sensación de sentirse envuelto,


por las escenas guardadas en la memoria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario