13.9.11

Arte Natural en una cueva de México llena de selenitas gigantes

La primera vez que tienes en tus manos unos cristales minerales, cuando observas de cerca la belleza natural de unas cristalografías de cualquier tipo crees que es imposible que la naturaleza haya podido hacer tal belleza. Da igual si es un grupo de cuarzos, unos piritas o unos jacintos. 
Es Arte Natural en estado puro.

Poder entrar en una cueva inmensa con unos cristales gigantes es un lujo al alcance de muy pocos. La imagen nos enseña unos gigantescos cristales de yeso que ocupan el interior de la cueva mexicana de Naica y que llevan creciendo un millón de años, aunque solo recientemente hayan sido descubiertos.

Estas selenitas que llegan a medir 11 metros de longitud y un metro de anchura, crecen a una velocidad increíblemente lenta, equivalente al grosor de un cabello cada 100 años y por tanto mucho más reducida que la de las estalactitas y estalagmitas normales. "Las minas de Naica en México son ricas en plata, plomo y zinc, y en la actualidad se siguen explotando. Por eso ya no hay agua en la cueva y los cristales de selenitas han parado de crecer, pero si algún día, cuando dejen de bombear el agua hacia el exterior y el agua vuelve a la sala, los cristales de selenita, que ya son los mayores del mundo, continuarán creciendo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario