18.12.11

Descubramos Alemania de la mano de Colonia y el Rin


La arquitectura religiosa si además es gótica, impresiona. Pero pocas iglesias impresiona más que la Catedral de Colonia en Alemania. Por su color negro, por su tamaño y esplendor, por su posición junto al río Rin, por su interior con la presunta tumba de los Reyes Magos, por ser la segunda catedral gótica más grande del mundo tras la de Sevilla, por su gran plaza que la envuelve. Una catedral que tardó más de 600 años en terminarse; digo esto para los que se quejan de la enorme tardanza en la terminación de la Sagrada Familia de Barcelona.

Pero si nos acercamos a las tiendas de recuerdos que hay junto a la Catedral de Colonia, veremos que nos ofrecen imágenes y postales de cómo quedó la Catedral de Colonia tras la II Guerra Mundial y entonces sabremos que es casi milagroso que se hay podido conservar hasta estas fechas. Por cierto también nos venderán la famosa agua de colonia primitiva, la posiblemente auténtica colonia de Colonia, la primera colonia que se fabricó en el siglo XVIII.

Colonia es una ciudad para adentrarse en la vida alemana. No es posiblemente la mejor, pero sin duda es una ciudad que hay que conocer y saborear, con un tamaño muy idóneo para no perderse, que supera en poco el millón de habitantes pero posicionada y rodeada de otras grandes ciudades que también hay que visitar, como Düsseldorf, Bonn o Leverkusen. Ciudad por cierto, Colonia, hermanada con Barcelona.

Las torres con sus 157 metros de altura, fueron hasta 1884 el edificio más alto del mundo. Está advocada a San Pedro y Santa María y es el monumento más visitado de Alemania.

No olvide de visitar en colonia algunas de sus famosas cervecerías, alguna muy cerca de la misma catedral y en donde podrá disfrutar de bebida, comida y ambiente típicamente alemán de verdad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario