4.1.14

No sabríamos vivir sin la noche y sus cambios


Con la noche los búhos cambian de color las calles; las amarillean o las cobrizan, las enfrían o las hacen desaparecer a los ojos de los novatos. Pero todo sigue igual, están allí, se saben sujetar hasta que a la mañana siguiente vuelven a aparecer con todos sus brillos. No sabríamos vivir sin la noche y sus cambios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario