19.2.14

Picasso y el erotismo personal en un cuadro azul

-->
Picasso pintó docenas de veces acuarelas y dibujos explícitamente sexuales en sus primeros años artísticos, sobre todo entre 1902 y 1903. Pero no así cuadros al oleo sobre temática explícitamente sexual y menos en donde apareciera él mismo.

Este cuadro “La douleur”, sin embargo, sigue siendo poco común por su falta patente de intensidad erótica, lo cual es sorprendente viniendo de un hombre joven de tan amplia experiencia sexual. Incluso el propio Picasso —el artista tumbado y vestido en la cama— no refleja la cara de la mujer, sino que al levantar la cabeza con ambas manos, es él mismo quien queda reflejado en un espejo al otro lado de la sala, adoptando la pose de las pinturas de Goya de majas en el Museo del Prado, Madrid.

Picasso negó que él había hecho este cuadro y lo desestimó como una "broma de mal gusto realizada por los amigos . Pero investigaciones recientes han demostrado por el contrario que era uno de los dos cuadros comprados en Barcelona en el año 1912 por el comerciante de Picasso, Daniel Henry Kahnweiler de Benet Soler, cuya tienda de ropa Picasso frecuentaba.

Por lo tanto es muy probable que Picasso hubiera cambiado la pintura por ropa de la tienda sobre el año 1903. Después de que fue vendido en la subasta Kahnweiler 1923 en París, fue comprado por el editor y coleccionista estadounidense Scofield Thayer por su colección de literatura erótica .

No hay comentarios:

Publicar un comentario