12.3.14

Si caes en la trampa de ser un dirigido, al menos que la música te guste

A veces la vista se te va detrás de cualquier tontería. Otras veces es la música la que te atrapa y se te lleva como un vulgar ratón que no es capaz de seleccionar el camino. Si caes en la trampa de ser un dirigido, al menos ten la suerte de que la música te guste.

No hay comentarios:

Publicar un comentario