30.3.14

Si te castigan al rincón aprovecha en mear a gusto

Cuando de pequeños nos castigaban “al rincón” no podíamos suponer que nos mandaban a mear, a la mierda, a oler lo que no0 nos gusta. Ir al rincón puede suponer un castigo pero también una desahogo. Depende de la ganas de mear.

No hay comentarios:

Publicar un comentario