29.11.14

Tenemos a un león muy cabreado. Ojo si no se cabrea también el otro

Este león, uno de los dos Leones del Congreso, tiene una mala hostia que preocupa. Yo os juro que su rictus se le ha cambiado, que hace unos años no tenía esta mala baba, que incluso un león con muchos años a su espalda y una cruel dictadura sobre sus losas, ha logrado desde su aparente dureza del bronce, cambiar la medio sonrisa por una mueca de mala hostia que asusta a quien pasa.

Este león está soportando un periodo complicado y lo sabe él y el otro. Así que o hacemos algo entre todos o se nos van a cabrear los dos y desde un blinco, nos darán un zarpazo de herida. Ya os lo aviso. que además sé de buena tinta que entre ellos, entre los dos, se llevan muy mal y ni se miran.

No hay comentarios:

Publicar un comentario