23.8.15

Diferentes maneras de ver el Arte Religioso

Ecce Homo de Borja, antes y después de la "restauración"
El arte religioso ha sido una constante en nuestra historia cristiana de los últimos 15 siglos. Según el Evangelio, “Ecce Homo” —“he aquí el Hombre” o “este es el Hombre”— son las palabras que Poncio Pilatos dirigió a la multitud que estaba en la calle esperando su sentencia y presentando a Jesús de Nazaret, con la corona de espinas y ya muy deteriorado físicamente, tras haber sufrido varias torturas y malos tratos, poco antes de ser juzgado y condenado a la crucifixión. De esa frase y  coloquialmente, ir o estar hecho un “ecce homo” es sinónimo de estar mal físicamente, herido o magullado.

Hace ahora tres años saltó la sorpresa, en agosto de 2012, y Borja en Zaragoza nos dió la sorpresa al sacar a la luz pública un desgraciado incidente. Una obra menor de Elías García Martínez que representaba en un lateral de la iglesia del Santuario de la Misericordia de Borja un “Ecce Homo” en un bello complejo arquitectónico situado en un paraje espectacular en la muela de Borja, era destrozado por una señora octogenaria sin conocimiento reglado alguno de arte ni de restauración.

Curiosamente la propiedad permitió y avaló el atentado al patrimonio histórico-artístico y nadie le ha pedido responsabilidades por el atropello al patrimonio y la conculcación de la normativa que impone a la propiedad el deber de protección de estos bienes.

Lejos de avergonzarnos como sociedad por la incultura e impericia permitida, el grotesco resultado en que ha quedado la pintura es motivo de orgullo en Borja y se promociona como atractivo de una bella ciudad que atesora un rico patrimonio conventual, religioso, urbanístico y palaciego por su rico pasado más que bimilenario en un entorno natural privilegiado en un punto de encuentro de las estribaciones de las sierras ibéricas y el Valle del Ebro.

Puede ser Arte Contemporáneo, y tal vez figurar incluso en el Museo Reina Sofía, pero dentro de un Monasterio como una obra religiosa no encaja.

No hay comentarios:

Publicar un comentario