30.5.15

La Balsa de la Medusa, obra de Théodore Géricault

Este cuadro de Théodore Géricault La Balsa de la Medusa pintado en el año 1818 podemos verlos en el Museo Nacional del Louvre en París y se basa en un suceso real, el hundimiento del barco francés Medusa a causa de la negligencia de su capitán, vinculado al gobierno conservador, tardando los náufragos varios días en ser rescatados uno de los sucesos más espeluznantes de la Francia de aquellos años ocurrida en 1816 sobre la costa occidental de África.

Fue el 17 de junio de 1816 cuando una flotilla dejaba la Isla de Aix (Francia) para emprender un viaje hasta Senegal, llevando a un grupo de funcionarios y de colonos comandados por un oficial que por falta de experiencia no supo gobernar al aguas duras de temporal naufragando frente a la costa africana con 365 pasajeros que quisieron huir en los escasos botes salvavidas.

Construida una balsa con los maderos de la fragata, intentaron salvarse 149 náufragos, entre los que solamente 15 sobrevivieron. Un barco francés los vio pero no fueron recogidos y eso es lo que refleja el cuadro, con los náufragos comiéndose entre ellos para sobrevivir, con los cadáveres entre las maderas, como alimento necesario. La obra busca la agonía, el dolor extremo, la expresión de la vida y la muerte entre unas personas que ya casi parecen animales. Es un cuadro muy grande de más de siete metros de ancho que estuvo dos años prohibido de ser contemplado por el público por el escándalo que producía entre las autoridades francesas. Censurado ante la prensa, al final ha representado el protagonista de lo que la sociedad debe hacer por ella misma, por su propio país, defendiendo el humanismo más básico.

29.5.15

Lamentación por Cristo muerto: de Giotto di Bondone

Esta obra pictórica del pintor Giotto di Bondone se realizó entre los años 1304 y 1313 y se titula “Lamentación por Cristo muerto”. Considerada como una obra sensacional precisamente por esas inevitables sensaciones que producen los gestos de los personajes, por la naturalidad y por la casi fotográfica composición de auténtica humanidad que transmiten los protagonistas del cuadro, es una obra no excesivamente conocida que se encuentra en la Capilla de los Scrovegni en la ciudad de Padua en Italia.

Los gestos de dolor de todos los numerosos personajes, incluidos los ángeles, son el alma de la obra, que nos lleva a sentir dolor en su contemplación, aunque no entendamos nada de lo que representa, algo efectivamente muy complicado. Pero solo los dos hombres de la derecha representan una cierta serenidad, como comprendiendo que todo aquello es por algo, que hay que entenderlo en un contexto ajena al dolor del momento.

26.5.15

La virgen de la Misericordia o de las Mercedes según Michel Erhart

Las Vírgenes suelen representarse con numerosísimas advocaciones. Dicen que hay más de 10.000 vírgenes diferentes siendo la misma. El Arte Sacro es maravilloso para revisar miedos, penurias, sueños, representaciones sociales, vestidos de época, creencias de cualquier tipo, formas de convencer a los creyentes que los milagros existen y los que los pueden realizar o sufren mucho o poseen un poder que nadie más tiene.

Esta imagen, del escultor y pintor alemán del siglo XV Michel Erhart nos muestra la Virgen de la Misericordia que también es conocida como la Virgen de las Mercedes, que abriendo su hábito nos muestra a comitentes junto a personajes que son parte de la sociedad de aquellas décadas. Presos, donantes de rica alcurnia, nobles o personas del pueblo, clérigos famosos o incluso religiosos o gentes de oficios de los pueblos donde se encargaban estas imágenes. Quien pagaba o era conocido por las gentes, era acogido bajo el mando de la figura de la Virgen para que todos supieran que creer mucho era premiado para la posteridad.

5.5.15

Corrida de toros de Pablo Picasso del año 1934

A finales del año 1934, Pablo Picasso a su regreso de España y fresco de las experiencias observadas en el sur de Francia de la lucha de los toros con los caballos de los picadores, crea este lienzo grande que representa el toro atacando al caballo que se revuelve desde el suelo, mientras unas mujeres observan desde las gradas.

Ya Francisco de Goya trabajó esta misma temática de la lucha entre picadores y toros, donde siempre el que salía peor parado en esta lucha era el caballo. Picasso a diferencia de Goya intentaba reflejar unas imágenes más sádicas, con la locura de los protagonistas reflejado en sus cabezas.

4.5.15

Manuel Ángeles Ortiz y su obra titulada “Gran Figuración. Cabeza”

De la generación del 27 traemos hoy una obra de Manuel Ángeles Ortiz titulada “Gran Figuración. Cabeza” del año 1965. Nacido en Jaén viaja de joven a París donde se integra en la vida artística, entablando amistad con Lorca primero y con Picasso después. Ilustrador, pintor y ceramista, esta obra que vemos es de tinta, aguada y acuarela sobre papel y pertenece a la colección Citoler del Pablo Serrano de Zaragoza.

3.5.15

A los que se van, al menos un buen recuerdo

También la muerte la debemos señalar con estelas funerarias, con signos que nos lleven al recuerdo de los viajados, de aquellas personas que se van del camino en busca de la nada o del todo. Esta estela tiene casi 2.000 años y estaba en una de las necrópolis de Barcelona. Nos muestra una cabeza de medusa, el monstruo femenino de la mitología griega que protegía contra la magia y los magos que deseaban el mal incluso a los muertos. A los que se van, al menos, solo merecen un buen camino.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...