11.1.16

Ya no me gustas y no sé el motivo de mi abandono

A veces unos objetos te atrapas sin saber bien el motivo. Incluso se da el caso muchas veces, de que algo te gusta en un momento dado y luego te resulta horroroso a los pocos días. Uno cambia y con él, su forma de mirar, de ver y absorber. Lo que un día te parece Arte, al otro te parece artesanía y otro no te parece nada. Este objeto resulta inclasificable. Ha estado dos días en mi escritorio esperando ser publicado con algo de sustancia. Pero he sido incapaz de entenderlo, de abrazarlo de la misma forma a como lo hice cuando lo ví. Ha perdido el sentido y no sé el motivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario