31.3.16

Homenaje al maestro Joaquín Rodrigo de Pablo Serrano

Esta obra escultórica de Pablo Serrano en bronce pulido la realizó en el año 1985 y la tituló “Homenaje al maestro Joaquín Rodrigo”. Dos grandes maestros de la creación, del realismo que sale de los sueños para volver a ellos otra vez, dos ejemplos de arte brillante, vibrante más bien.

30.3.16

La reproducción imposible o prohibida para la mirada

En esta obra surrealista del año 1937 se ve ¿retratado? al poeta inglés Edward James, un hombre a todas luces también surrealista, de frente ante un espejo, pero viendo su imagen reflejada de espaldas, y que ha inspirado a más de un cineasta contemporáneo en algunas escenas, sobre todo en género de terror.

El cuadro es del pintor belga René Magritte, y está titulado “La reproducción prohibida” (en francés “La réproduction interdite”). Si analizamos más el cuadro (mejor si es con una imagen más grande que la que os he colocado) veríamos que el espejo funciona bien como tal, en la zona del libro, que refleja al revés el texto y así nos lo hace saber el autor, para diferenciar claramente lo que es un objeto inanimado (el libro) de un objeto con vida propia (la persona).

Es una manera de jugar con el espectador, de provocar en nosotros lo que cada uno deseemos o seamos capaces de reaccionar, al ver una imagen imposible. Esto también es surrealismo y una manera de crear sueños empleando como herramienta la pintura, el arte. Es también una obligación de toda representación artística; motivar, excitar, mover sentimientos, hacer dudar, crear conflictos en nuestra mente. Incluso no gustar, odiar, molestar.

Hay que pensar por un momento que esta pintura tiene casi 80 años, para reconocer así que las provocaciones en el arte no son de hace unos pocos años, que desde principios de siglo pasado ya se crearon obras que buscaban la complicidad con el espectador empleando varios métodos para ello.

28.3.16

Objetos normales totalmente anormales

Estas dos imágenes son del artista Alberto Arellano y en esta dirección podemos ver más de sus surrealistas formas de ver lo cotidiano, esas escenas domésticas convertidas en unas imágenes sencillas.

Tal vez misteriosas, absurdas, pero llenas de vida nueva. Son objetos normales convertidos en anormales, con otros poderes de los habituales, para así llamarnos una atención que no tendrían si simplemente fueran lo que esperamos de ellos. Son simples objetos libres que el autor ha querido darles la libertad que ellos mismos por sí mismos no pueden elegir.

Estos niños azules son muy buenos. Y manchan

El superrealismo es eso, realismo elevado, levantado de la lógica, surrealismo soñador que intenta buscar una sociedad diferente a costa de golpes de imágenes o de poemas o de lecturas. Estos niños no son reales, lo entiendo, no lo son pues no les dejaríamos que lo fueran.  Pero no dejarles pintar rayas es uno de los muchos crímenes que hacemos con ellos. Sería mucho más útil dejarles una pared, una gran superficie de pizarra o de papel o de madera sobre una pared, para que se atrevieran a mancharse las manos.

No siempre los muertos van al cielo, a veces se quedan en la tierra

La muerte sobre el suelo puede ser incluso hermosa. Depende del momento, de la mirada, de los colores que la envuelven, de la naturaleza que la arrope. Los cementerios son esos lugares de descanso que muchas veces parecen muy grises, apagados, sucios, desordenados. pero no siempre es así. El culto a la muerte nos lleva a veces a cuidar los paisajes, a introducir dentro de las grandes ciudades cementerios que forman parte de las zonas verdes, de los parques, como un elemento más de la vida urbana. Depende del tipo de sociedades. No siempre los muertos van al cielo, a veces se quedan en la tierra.

El triunfo de la muerte de Pieter Brueghel el Viejo




El holandés Pieter Brueghel el Viejo pintó esta obra titulada “El triunfo de la muerte” sobre el año 1562. Considerada una obra moral que muestra el triunfo de la Muerte sobre los vicios y el destino de los humanos si siguen con su camino de dispendios y lujos, muestra con un gran ejército de esqueletos como va arrasando la Tierra una Muerte imparable. Es la Muerte montada a caballo y recogiendo cráneos que está en contra del sexo, del juego, de la gula, de todo lo que representan pecados capitales. Intenta que todos se metan en una especie de gran ataúd, de donde salen ya esqueletos y convertidos en nuevos soldados de la muerte. Joroba qué aburrida ¿no? Muy en la línea de The Walking Dead.
Dejo unos detalles y la obra completa. Creo que hay que mirarla con humor.Por cierto, esta obra está en el Museo del Prado de Madrid.

27.3.16

La buena ventura, de Georges de la Tour

Este cuadro de Georges de la Tour titulado “La buena ventura” representa una escena picaresca del siglo XVII: cuatro astutas ladronas están robando a un muchacho incauto. La víctima, concentrado su atención en la vieja que le lee la palma de la mano, no se da cuenta de que una muchacha le está quitando la bolsa del dinero, mientras una cómplice ya tiene la mano preparada para hacer desaparecer la bolsa y, al mismo tiempo, una hermosa joven de piel clara le está cortando la cadena que sujeta un medallón de oro, mientras le mira a los ojos. Un clásico juego de manos, muy habitual todavía en estos tiempos actuales.

¿Para qué sirve el Arte? ¿Cúal es el valor del Arte?

El valor real del arte se basa en su poder liberador de manifestarse y mostrar.
También lo entiendo como ese momento de claridad que ningún otro método puede mostrarnos mejor.
René Magritte       

La memoria triste de René Magritte

Eran los años de la II Guerra Mundial, y la memoria parecía un ejercicio doloroso. El belga René Magritte pintó una serie de obras sobre la memoria, como este que dejo arriba. Golpes de sangre, golpes de flores bellas contra el rostro de las personas petrificadas. Paisajes de tormenta y tristeza en el rostro. Estoy seguro que todavía queda en este tipo de obras, mucho por imaginar.

Verdes tonos oscuras de la húmeda piel

Esos detalles verdes que sólo vemos al acercarnos, muestran la belleza de lo desconocido por mantenernos a una excesiva distancia de lo que nos rodea. 
                             Acércate, puñetero. 
Y disfruta…, si quieres.

26.3.16

Un gorila que no sabemos si es peligroso

Imagen sacada de la revista Buena Vida de El País
A veces el super realismo nos puede asustar. El surrealismo nos puede obligar a despertarnos. No es real, lo sabemos ambos…, ¿Y si lo fuera? Nos tendríamos que despertar para sacar a la niña de la recepción y cuidarla. ¿Y no podría ser que los realmente peligrosos fuéramos nosotros y no el gorila?

25.3.16

Es una mujer que huye de las violencias contra su hijo

No debería ser mucho más que una mujer que sufre, que el dolor le embarga todo su pensar por no entender nada. Nadie entiende que un hijo se te vaya. Las madres menos que nadie. Es una palestina o una judía o una árabe, una desplazada, una mujer sin recursos, pobre, envuelta en guerras que no entiende, una mujer que adora a su familia y que tiene que huir de violencias de todo tipo. Podría ser una mujer siria, una mujer que intenta entrar en el corazón de Europa y los ricos de una sociedad que se cree superior no la deja entrar y menos, quedarse. Es o era una madre. Todo lo demás son artificios añadidos.

Le seguridad nos lleva a sembrar de guardias los campos de labor

Imagen digital de Lazy Banksy
La seguridad nos lleva a sembrar y regar guardias con el amparo de la ley que no pisa las calles, pues se ensucian los botines. Regamos guardias para que crezcan sanos y fuertes entre las hierbas de las calles. Lo malo es cuando en las calles no hay hierbas, sino pobreza e indignidad social. Si las personas que circulan por las calles pasan hambre o no tienen donde dormir, sembrar guardias sirve de poco.

Se rompió el diálogo. Ya no es posible acercarnos

Simplemente se rompió el diálogo, algo habitual en estos tiempos complicados. Un simple ejercicio de ruptura, de negro presente, de posibilidades rotas por acercarse hacia algo. Lo malo de romperse es que dejas de soñar con el acercamiento.

24.3.16

Soñar es tan sencillo como imaginar la realidad

David Zinn, en una pared de Michigan en EEUU
Muchas veces soñar es tan sencillo como imaginar. Aquí hay un ratón simpático, el otro no se intuye su carácter. No es un ladrillo, es un simple roedor que quiere salir de la pared. Ya no es una pared, es una obra de arte. Aunque en realidad no es tmapoco una obra de arte, sino una imagen, un guiño a le mentura.

23.3.16

Por Bruselas, recordemos a René Magritte

René Magritte es el icono de Bruselas, que todo soñador surrealista tiene enseguida en su mente. En estos días en los que Bruselas está rota de dolor, incluso de miedo, hay que lanzar un grito al aire, soñando de que nada es lo que parece, y que la sensación de vivir nunca la debemos perder. Si logran apoderarse de nuestros miedos, nos están manipulando, y habremos perdido la libertad más básica. Los surrealistas nunca tienen miedo, pues si se apuran, optan por soñar con la libertad.

Esto que ven, no es una pipa. Efectivamente, es un cuadro, una imagen. Pero no es una pipa. El terror no es sino una forma de vencernos, de apoderarse de todxs nosotrxs.

22.3.16

NIñas de Santiago Lagunas, abstracción del Grupo Pórtico

El pintor zaragozano Santiago Lagunas, precursor de la abstracción pictórica en España, pintó ya dentro del "Grupo Pórtico” esta obra en el año 1951 que tituló “Niñas”, una de sus últimas obras antes de dedicarse casi en exclusividad a la arquitectura, otra de sus grandes pasiones. Volvió a la pintura en sus últimos años de vida, entre los años 1974 y 1995.

¿Por qué una gafas de sol, tapando la hermosa mirada?

Un abrazo, una puerta que no encaja, una pared de Vitoria, colores, unas nubes sobre un cielo roto, una enorme toalla que lo tapa todo, unas estrellas amarillas entre las nubes, tal vez el verano, tal vez el amor, es posible que sexo, sin duda felicidad. ¿Por qué una gafas de sol, tapando la hermosa mirada?

21.3.16

Un simple gorrión común, de lo más común

Cada vez hay menos. Es un gorrión común. Un pájaro. Un pájaro común. Una fotografía común. Tal vez por eso, por ser común esté desapareciendo. Le afectan excesivos problemas y le defienden muy pocas opciones pues es simplemente común. Aunque sea un imagen muy común, le quiero dejar aquí, casi moviéndose, para que aun siendo común, tengo un poco más de espacio. Un simple gorrión común.

Antonio Saura y Francisco de Goya, amigos entre ellos

Antonio Saura y Francisco de Goya tienen mucho guiños entre sí. Efectivamente nunca pudo Goya hacérselos a Saura, lo que no evita que curiosamente se hayan encontrado formas que se abren en caminos artísticos que traspasan a ambos aragoneses imprescindibles. Fueron amigos sin conocerse, lo cual debe ser otro sueño más entre ambos. 

Esta obra de Antonio Saura, del año 1984, se titula “Retrato imaginario de Goya”, donde se busca mostrarnos un Goya observador, preparado para mirar todo y retratar aquello que él sabe trasciende los tiempos, al reflejar sueños o violencias, costumbres o modos, personas o miradas de estas que son el espejo de su personalidad.

20.3.16

Nosotros nunca seremos así. Por las manos

De la exposición de CaixaForum Zaragoza sobre Georges Méliés
El mundo mágico, teatral, cinematográfico de George Méliés tuvo su encanto triunfal entre sus más de 200 películas directas o sus más de 500 producidas o realizadas por él, entre las que podemos encontrar muchos guiños al surrealismo mágico que engañaba imaginando otros mundos casi imposibles. Este dibujo es preparatorio de la película “El viaje a la Luna” donde nos intentaba demostrar que los selenitas vivían encima de nosotros, desde donde nos vigilaban. Poca adaptación al medio se observaba en aquellas figuras horrorosas, sueños de una generación que imaginaba a lo grande.

Realismo español desde Milan. Come árboles y caga casas

Esto es muy similar a los que nos ha sucedido en España, nos comemos los campos y cagamos casas. Se nos amontonan las casas vacías y nos vamos quedando sin árboles y campos verdes. Eso sí, algunos en esta transformación se hinchan hasta explotar. La imagen se puede ver en una calla de Milán, trabajada por el soñador "NemOs".


19.3.16

Con el agua al cuello y rodeado de enemigos

A veces al pasear por las calles, incluso por las danesas, uno se puede encontrar con el agua al cuello y sin darse cuenta. Si te ahogas tu solo…, pues bien. Pero si te ahogas rodeado de pulpos, peces grandes de los que molestan o gaviotas que están esperando para cagarse encima, la cosa se complica un poco.

¿Qué hay debajo del color? ¿Otra vez el gris?

Debajo del gris siempre está el color. Lo que nunca me ha quedado nada claro es si debajo del color, vuelve a estar otra vez el gris. Ante la duda lo mejor es no mirar. Excepto que te satura tanto color y desees volver a la calma y la tranquilidad donde todo es predecible y perfectamente homogéneo.

18.3.16

Un Dalí mostrando un gran pene bien sujeto

Dalí supo soñar durante toda su vida artística con personajes bufones que jugaban muchas veces con sus propios elementos, incluso alardeando de juegos auto sexuales, aunque pusieran cara de amargados. Este dibujo de Dalí es un típico ejemplo de surrealismo bufonesco, donde todo encaja en esos deseos de reírse de casi todo con la mayor seriedad posible. Cada uno de los elementos del dibujo está para llenar espacios o para jugar con quien mira. El braguero es todo un detalle de prepotencia quién sabe si incluso personal.

Un ataúd conteniendo ocho mirones con dientes largos

Los ocho mirones incapaces se han quedado sólo con la cabeza y unos dientes muy largos. Aun así meten miedo. Más si la luz del sol se va cayendo hacia el suelo y no deja muchas esperanzas de que coja fuerza la luz para dejarnos ver bien la situación. Son ocho mirones calaveras, ocho cabezas cortadas sobre el esqueleto de un vagón oxidado. Es un muerto conteniendo a ocho muertos. Un gran ataúd de hierro, oxidado por sus muchos años de muerto. Como para no salir pitando, en cuando amenaza la noche.

17.3.16

¿Es una sirena que se convierte en mujer o al revés?

La artista Sonia Blasco nos regala un pez que vuela por los cielos, lleno de señoritas desnudas y cabras entre las aves. Una señorita en ambigua, en realidad es una sirena que quiere ser mujer o una mujer que se está convirtiendo en pez. Y ustedes se preguntarán: ¿Por qué es una señorita y no una señora? Pues no tengo ni idea, pero me ha gustado más poner “señorita”.

Pat Maller y su mirada sobre la niebla

Un Pat Maller viñetista de hace 35 años, antes incluso de ser un dibujante de viñetas eróticas. Un simple humor inglés casi surrealista, para demostrar que esos juegos de miradas, de formas de ver la vida, se pueden dar en todos los tipos de expresiones artísticas. Es simplemente soñar con lo que nos parece imposible.

Es una hoja vieja o ya está camino de la muerte?

A veces un capricho natural nos lleva a una construcción tan curioso que se nos lleva la vista y las preguntas. Es casi una maraña de helechos con pelillos a la mar. O a la hoja. ¿Es una hoja vieja? ¿Está casi muerta o va camino de ello? Salía del invierno, pero parecía que en vez de caminar hacia la primavera caminara hacia el suelo.

Santa Úrsula con las once mil vírgenes. Más o menos

Esta obra titulada “Santa Úrsula con las once mil vírgenes” tiene un autor curioso. Se le conoce como “Maestro de las once mil vírgenes” pues se le conocen más obras, pero no se sabe su nombre real. Este cuadro, hoy en el Museo del Prado, data aproximadamente del año 1490, realizado el temple sobre tabla de madera. Se cree que es de un artista pintor de Segovia del que no se conserva obra firmada.

En esta obra vemos detrás de Santa Úrsula a la posiblemente reina de Sicilia Santa Gerasina rodeada de sus cuatro hijas: Victoria, Juliana, Áurea, Babilia. Vamos también a su izquierda al Papa Ciriaco y a algunos obispos. El personaje que está junto a Úrsula tiene un rostro muy afeminado aunque es un hombre. Y curiosamente el hombre de la zona de la izquierda que también lleva un sombrero rojo es un añadido posterior, pues si vemos el cuadro con detalle, veremos que el sombrero no encaja en la obra.

El chico que esperaba a que llegara la primavera

Daba la sensación de que era “la fotógrafa del amor”, del amor compartido me imagino. Las personas de alrededor están ajenas a lo realmente importante. Es enero, hace un frío del carajo, todos íbamos con abrigos. El chico no. El gesto es bello, el aguante es suficiente. Ellos no sabes que desde este lugar, la visión es distinta.

16.3.16

Parece de piedra, pero se está quedando con nosotros

Mirar hacia arriba supone encontrarse con los que nos observan constantemente. Este indio joven y guapo lleva siglos mirando a todos los madrileños que pasan por el centro más concurrido de la ciudad. Inmutable, serio, haciendo esquina. Es su trabajo, parecer que es de piedra.

Mujer moviendo caminos nuevos

Es posible que los caminos se abran al mirarlos. 

Que sea nuestra vista, posados sobre ellos, los que en realidad nos los abra a los ojos. elegimos, no sabemos bien por qué, pero elegimos bien. 

Un camino tomado siempre es el mejor camino entre ese y el que no hemos querido tomar. 

El camino olvidado nunca sabremos hacia dónde nos podría llevar, pero tal vez nos durmiera en mayor sueño de injustos.

Iteraciones o arte automático basado en matemáticas

El arte automático, sobre todo en literatura, auspiciado en lo que se llamaba la escritura automática donde se dejaban fluir los pensamientos según iban saliendo desde dentro, transcribiendo las palabras bien en poesía o en prosa, era uno de los emblemas fundacionales del surrealismo. Estas imágenes son líneas aleatorias, iteraciones que se asemejan a los fractales matemáticos que de forma falsamente aleatoria nos muestras mientras las crean, figuras que parecen surgir de los sueños. No sueñes con ellos, te puedes marear.

El empadronamiento en Belén de los pintores Pieter Brueghel

El cuadro que vemos en las tres versiones se titula “Censo en Belén” o “El empadronamiento en Belén” obra el primero del pintor flamenco Pieter Brueghel el Viejo. Es un óleo sobre tabla, pintado en el año 1566, y mide 115,3 cm de alto y 164,5 cm de ancho. Se exhibe actualmente en los Museos Reales de Bellas Artes de Bélgica de Bruselas, Bélgica, aunque es de la colección de arte de Amalia Lacroze de Fortabat, Argentina

El tema del empadronamiento en Belén, derivado del censo decretado por el emperador Augusto, y descrito en el Evangelio según San Lucas, no es muy frecuente verlo representado en el arte. En este caso Pieter Brueghel el Viejo pinta un paisaje nevado, en el que las  figuras de los protagonistas son de pequeño tamaño y aparecen perdidos en el entorno nevado. No es una representación de la sociedad de aquellos tiempos, es más un divertimento donde vemos a la sociedad de los Países Bajos en los años en que fue pintado el cuadro, gobernados por España de una forma un tanto déspota y con graves problemas de convivencia y pobreza. 


Es de destacar la sencillez con la que retrata a José y María subidos en el burro y arrastrando una vaca en medio del cuadro. Como también la escena de la izquierda donde se agolpan decenas de viajeros en un intento por encontrar techo para dormir en ese día de desplazados.


Los otros dos cuadros son variaciones del primero, posteriores y realizados por Pieter Brueghel el Joven, el hijo primogénito del primero, y que gran parte de su obra está constituida por variaciones de cuadros realizados por su padre. El tratamiento es muy similar pero el detalle de las figuras y el color confieren a sus obras un pequeño toque naif, mucho más suave que su padre en las texturas de los elementos de las obras.

14.3.16

El músico con pájaros de ayuda

El pintor e ilustrador polaco pero afincado en EEUU, Rafal Olbinski, realiza un trabajo muy parecido en los conceptos al que realizó antes René Magritte, trabajando tanto obras de pintura en lienzo como murales o como ilustraciones para diversos eventos culturales americanos, donde trasmite ese surrealismo poético de los antiguos, jugando con las dobles visiones de las personas y los objetos.

Una gran duda entre un balcón y una Virgen

Bruselas es una ciudad católica no practicante. El número de personas que acuden a las iglesias es mínimo, pero siguen quedando en la ciudad, en toda Bélgica, muestras de su gran pasado religioso. Este balcón de Bruselas, hermoso por sí sólo, con la gran vírgen que tiene encima se convierte en un lugar místico para salir y saludar. Aunque nunca sabrás si te miran a tí por estar en el balcón saludando a miran a la Virgen para pedirle algún milagro.

"La clave de los campos" de Magritte, intenta engañarnos

El pintor y dibujante belga René Magritte, surrealista muy reconocido, quiso jugar en este cuadro con la teoría de las ventanas, de los planos superpuestos que llevan al espectador a contemplar distintas historias en una misma obra. Este cuadro del año 1936 y que tituló “La clave de los campos” está construido sobre tres espacios diferentes. Como si contempláramos un cuadro dentro de otro cuadro, desde un espacio en el que se contempla un paisaje.

Es el espectador quien siente que está dentro de una habitación con unas cortinas que enmarcan el plano de una ventana con un cristal roto, que deja ver una paisaje tras él. Todo como es lógico está enmarcado en el cuadro final por una enmarcación exterior que aquí y ahora no contemplamos. Sólo vemos la pintura.

Curiosamente si el cristal (o espejo; otra duda) no estuviera roto no lo veríamos, no sabríamos que está allí pues sería transparente aunque nos lo imagináramos entre el original del campo y nosotros, pues todas las ventanas tienen cristal. Juega con nosotros como espectadores, obligándonos a intentar comprender lo que nos plantea Magritte y lo que realmente nos dice él que está dentro de ese espacio pintado, que a veces lo vemos muy sencillo pero que perfectamente puede ser una mentira del propio artista para engañarnos, para ser más fácil su contemplación. Como decía René Magritte, no todo en un cuadro es una realidad auténtica, siempre es solo una representación. Si nos fijamos en los trozos del cristal roto que están en el suelo, vemos el imposible reflejo del paisaje. Incluso si fuera un espejo como parece querer decirnos Magritte nos veríamos reflejados nosotros como espectadores y no el paisaje trasero del fondo. En cambio los trozos que permanecen en la ventana son totalmente transparentes.

El surrealismo juega con nosotros pues nos representa sueños inconscientes, pensamientos locos, formas de ver la vida que no se forman en nuestro consciente normal. Son cuadros de una refinada técnica pictórica pero como realizados por locos que tienen la mente rota y desviada, o por personas que estamos soñando imposibles. En realidad son grandes obras que nos plantean otra forma de ver e intentar entender lo que interiormente vemos, lo que nos rodea y que puede ser varias cosas a la vez. Obras que crean mundos paralelos que no existen. O si existen, los normales no los sabemos ver si no nos los enseñan los surrealistas.

Las celebraciones turcas del final del Ramadán

Esta obra la tituló el pintor Fausto Zonaro con el título de “La celebración”, mostrando una clásica fiesta de turcos en el barrio de Kurtulus (entonces llamado Tatavla) de Estambul. La escena representa a las celebraciones locales de Eid al-Fitr, la fiesta que celebra la ruptura del ayuno de Ramadán. Tradicionalmente hombres con sus mejores trajes típicos bailan felices con el acompañamiento de músicos en medio de una multitud de espectadores.

Muy posiblemente el propio Fausto Zonaro quiso quedar reflejado en esta escena, siendo el personaje que en segunda fila y con un sombrero de ala, observa la escena desde la derecha del cuadro.

Equilibrista sobre el alambre, una obra naif sencilla

El artista brasileño Crisaldo Morais, nacido en la ciudad de Recife en el nordeste de Brasil mezcla en esta obra “Equilibrista sobre el alambre” trazas de ilustrador de diseño gráfico convencional con un cubismo muy redondeado o un surrealismo alegre y naif que produce ternura y sorpresa. Esta obra la pintó en el año 1984 con 52 años de edad.

Mujeres subiéndose al árbol de la vida en Tepito, México

El barrio de Tepito en Ciudad de México es el barrio más bravo y resistente contra las injusticias de esta enorme ciudad. O al menos eso es lo que dicen los mexicanos. Esta obra de arte en una pared de Tepito es pura libertad, donde las mujeres huyen del suelo y se encaraman a lo que ellos han titulado “El árbol de la vida”, pintada en el año 2012. Es super realismo, es sueño, es reflexión, es belleza dentro del dolor. Es esperanza. No nos cabe duda de que es movimiento, pues estamos seguros que todas estas mujeres, también las que esperan en el suelo, acabarán subiéndose a las ramas en busca de un futuro mejor. Lo que no sabemos es si el árbol resistirá tantas peticiones de ayuda.

13.3.16

Baqué Ximenez y su San Jorge de Almudévar

José Baqué Ximenez fue un artista zaragozano, pintor fundador del Grupo Pórtico, que trabajó esa mezcla compleja de separar entre cubismo, surrealismo y abstracción, con un expresionismo figurativo muy colorista, donde tocaba temas como el desnudo femenino, los paisajes, las figuras religiosas o las escenas sociales. Esta obra que dejo es un “San Jorge” que está en la iglesia de San Jorge de Almudévar en Huesca.

Un garabato de Joaquín Sabina, tal vez con tristeza

Joaquín Sabina, el poeta, el artista del papel, el cantante, el madrileño del mundo, el señor mayor que enseña a mirar, nos ha dejado un libro carísimo que ha titulado “Garabatos” con algunas de sus obras dibujadas y pintadas, que iba recreando en sus viajes de cantante.  Esta es una” Princesa” la número 29, y eso quiere decir que por delante tiene a otras 28 princesas más. ¿Si eso no es soñar, qué es pues? Habla en el texto de tristeza, pero la tristeza forma parte del arte, de las sensaciones, de los sueños.

12.3.16

¿Quien se ha tragado los colores?

Cantalobos - Miguel Puente
Hay momentos en que incluso los más potentes frentes naturales se muestran muertos, quietos y grises, apagados y tristes. Pero incluso en esos momentos dan temor, no debemos fiarnos de su apariencia, debemos respetarlos para tenerles miedo. ¿No es da la sensación de que detrás de esos manojos grises se pudiera esconder la muerte en forma de golpe, de susto, de barro blando capaz de tragarse a un mozarrón salvaje? ¿Porqué se han tragado los colores?