19.3.16

Con el agua al cuello y rodeado de enemigos

A veces al pasear por las calles, incluso por las danesas, uno se puede encontrar con el agua al cuello y sin darse cuenta. Si te ahogas tu solo…, pues bien. Pero si te ahogas rodeado de pulpos, peces grandes de los que molestan o gaviotas que están esperando para cagarse encima, la cosa se complica un poco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario