27.5.16

Abrimos una ventana, para asomarme encadenado

Estas ventanas contenedores que llamamos blog también son como libros sin papel que lanzamos al aire en busca de espacio de multiplicación. Este en concreto nace en Madrid, para almacenar "mi" ARTE. Si no todo, pues es ya imposible, sí al menos el que ha ido quedando rezagado antes de morirse.


Es como una ventana que me ata a unas ideas, a una obligación. Es como una nueva cadena que con gusto me atrapa durante un tiempo. Todo es efímero. También nosotros. Así que montar contenedores puede ser una opción para durar un poco más. 
Madrid es mi (nuestra) ciudad que siempre nos quedará. Pero es también la fuente más cercana para beber y aprender arte. Por eso se merece nacer aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario