6.6.16

El juramento de los Horacios. Primera obra neoclásica

El “neoclasicismo” es un movimiento sobre todo pictórico que plantea algo muy simple, volver a los clásicos, un clasicismo en el arte “neo” nuevo, pero basándose en los pilares del clasicismo de la antigüedad clásica.

Se aparta del muy recargado sistema artístico anterior: el rococó
Intenta llevar razones a las obras de arte
Y se basa como normas artísticas en las obras clásicas de griegos y romanos.

Si observamos la composición de esta obra titulada “El juramento de los Horacios” del artista Jacques-Louis David (finales del siglo XVIII - Louvre) vemos que juega con dos conceptos geométricos claros. Triángulos y cuadrados. Y con ellos configura la obra y distribuye los elementos, las figuras, para gestionar la mirada del visitante a la obra. Pero además podemos ver que juega con los números, en este caso con el 3. Tres son los arcos del fondo, tres los hermanos que acuden a recoger una de las tres espadas que les entrega el padre. Tres son las mujeres de la derecha (a la más débil de color y de tamaño le acompañan dos niños). Y sobre todo tres son las escenas que forman el conjunto. Los tres hombres jóvenes; el padre que actúa de eje central y la familia con las mujeres y unos niños.

La obra refleja el acto de la entrega de las armas de un padre a sus hijos que van a ser los únicos que se enfrentarán a las armas contra otras tres personas en una lucha a muerte, para evitar que se produzca una guerra entre las ciudades de Roma y Alba, al elegir los gobernantes a tres personas por bando y así evitar que mueran inocentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario