12.6.16

Un cadáver sin piel y colgado de un pequeño árbol. Tremendo, oiga usted

Un cadáver es un objeto inerte, aunque casi siempre nos lo imaginamos como una vida recién acabada. Pero un cadáver puede llevar suficiente tiempo muerto como para que ya no tenga carácter, para que esté disimulado y parezca cualquier otra cosa. 

Un cadáver puede parecernos un simple tronco y ya no parecernos un árbol. Puede perder el color y ser blanco, verdoso por efecto de la humedad o incluso sin piel. ¿Os imagináis un cadáver sin piel? Pues eso. 

En este caso la piel molestaba y sin duda gana en prestancia sin piel. Lo curioso es cómo se ha colgado él sólo por efecto de la riada, pero esa es otra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario