27.8.16

Seth Globepainter y sus niños que desaparecen

Julien Malland es un artista francés que además de hacer arte urbano por todo el mundo, escribe, es editor, ilustrador de libros y director de cine. Conocido como Seth Globepainter en el mundo del arte callejero, sabe integrar muy bien sus obras con el lugar donde se realizan, empleando muchas veces dibujos de niños o ilustraciones infantiles para crear ambientes alegres y de mucho color en zonas grises y apagadas, edificios en mal estado o zonas urbanas que necesitan ese color de la esperanza que haga más gratificante el paseo por la zona.

“Soy un fanático de la cultura y las tradiciones de otros países. Cada vez que viajo intento captar la esencia del lugar con mis trabajos, para darle las gracias a su gente les regalo una linda interpretación de lo que me he llevado en mi mente”.

23.8.16

Dos bubble repensados por el artista Daniel Bagnon

Bubble es lo más íntimo de una persona enferma de alzheimer, lo que representa su momento actual. Representa esa parte de la memoria que no se acumula pues sucede en tiempos enfermos, cuando todo transcurre a otra velocidad, con otros sentimientos y sensaciones. La memoria de un enfermo de alzheimer no se queda con la persona, se evapora, se va, no existe pues no es capaz de quedarse con la persona. El artista Daniel Bagnon ha intentado acercarse a esos momentos, a esos trozos de memoria que no existen pues se evaporan.

21.8.16

Andō Tokutarō, y sus estampas japonesas


Andō Tokutarō, como seudónimo del artista japonés Utagawa Hiroshige creó miles de grabados en madera en el siglo XIX que nos han llegado hasta nuestros días gracias a coleccionistas que recogieron sus obras como elementos curiosos de una sociedad muy desconocida a través de estampas “nishiki-e” con paisajes urbanos o de campo y rurales donde reflejaba la vida de Japón y de su sociedad. Está considerado uno de los más importantes artistas japoneses de la época.


Vicente Talens juega con indios y vaqueros del siglo XXI

Vicente Talens es un artista valenciano que se considera pintor y escultor aunque toque también la fotografía y el diseño de interiores, hasta configurar un “todo” total en el arte con instalaciones como esta que llama “Engrama” donde las piezas individuales, por sí mismas, dicen una cosa diferente a la suma de todas ellas en la posición en que están en cada montaje que realiza.

Figuras icónicas que se mueven en su espacio cuando el autor así lo considera, montando diversos paisajes con sus personajes, en un trabajo casi copia de aquellos juegos infantiles con muñecos de plástico donde lo importante no eran las batallas finales entre indios y vaqueros, sino el juego de montar la escenografía.

16.8.16

Con la fatiga no se ve nada. De Rémy Zaugg

El artista suizo Rémy Zaugg creó las obras que ahora se pueden ver en Madrid, organizada por el Museum für Gegenwartskunst Siegen y el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, dentro de una exposición titulada: Cuestiones de percepción, que hace referencia al interés del artista por la exploración del lenguaje y la percepción como medio de activación del espectador. Este autor es también el creador de la famosa obra de análisis pictórico: El museo de arte de mis sueños, o el lugar de la obra y del hombre.

Sus obras son gritos literarios, frases para remover pensamientos. Pero en realidad y como él decía, son simples hojas de papel con unas frases. Lo que veamos o no veamos en ellas, es nuestro problema.

¿Posible nuevo cuadro de Francisco de Goya, de una marina?

Un anticuario de Ávila compró por 40 euros a un conductor de una furgoneta un cuadro, pensando que podría hacer negocio posterior vendiéndolo por mucho más dinero. De esto hace cinco años. Pero su análisis en el taller le empezó a ofrecer la sospecha de que aquel cuadro podría haber sido pintado por Francisco de Goya. ¿Una marina pintada por Goya? Y empezó a recurrir a expertos y empezaron a encontrar similitudes con las obras de Goya. Sus trazos al pintar rocas y agua en comparación a otros cuadros sobre los que no hay duda de su autoría, el pelo y los reflejos en la cara de la mujer muy similares a los cuadros “La Carta” o “Las Jóvenes” que se encuentran en Lille. —el año aproximado de su creación sería sobre 1800— y así hasta 14 puntos corroborados por algunos expertos, que ahora desea su propietarios que sean analizados por el Museo del Prado, como institución pública al servicio del arte español.

Sin duda sería una gran sorpresa, un gran negocio, pero también una ventana nueva en la carrera de un Goya que pintaba por encargo, a quien le pagara sus obras, tanto él como su taller, si alguna vez tuvo taller al uso.

13.8.16

Louise Dahl-Wolfe y una fotografía de moda, sin ropa

Louise Dahl-Wolfe fue una fotógrafa americana que en el siglo XX modernizó el tratamiento que a la fotografía de moda se realizaba hasta el momento, recalcando mucho más el papel de la mujer como elemento muy importante en la fotografía de moda, cambiando el papel del complemento dirigiéndolo hacia la ropa, y no como hasta su llegada, en el que la mujer era el complemento necesario para mostrar la moda.

Publicó en vida y en las más importantes revistas de moda americanas sobre todo, más de 600 fotografía en color, 86 portadas de revistas y más de 3.000 fotografías en blanco y negro. Innovadora, su po iniciar el camino de la fotografía de moda en exteriores, dándole un concepto mucho más moderno, dirigiéndose a muchos más públicos y mercados.

Esta imagen es del año 1948 y aunque no tiene título, es sin duda una fotografía donde parece mostrarnos esa ruptura del encasillamiento de la moda como el único concepto de toda su obra.

8.8.16

Una tertulia, de Ignacio Pinazo, pintor valenciano

Esta obra es del pintor valenciano Ignacio Pinazo Camarlench del que ahora se muestra en Valencia una exposición antológica. Era un pintor fotógrafo, captador de los instantes sin emplear las cámaras sino los pinceles, del siglo XIX sobre todo, aunque posiblemente sus mejores obras sean de principios del XX. Este cuadro es una obra menor, vemos una tertulia de amigas en un paisaje posiblemente valenciano, y es uno de esos trabajos fotográficos que antes comentaba, un instante atrapado.

5.8.16

Gobierno en funciones. En malas funciones

El joven artista zaragozano José Moñú nos presenta esta obra titulada “Gobierno en Funciones” para el Premio de Arte Santa Isabel de Aragón del año 2016, quedando finalista entre los trabajos presentados. Esa mirada manca del personaje de la obra que la entienda cada uno a su fuerza, personalmente casi le sobra la otra mano, aunque lo compensa con esa cabeza llena de codificadas rayas enloquecedoras.

4.8.16

El artista Tino Casal fue también pintor y escultor


El cantante Tino Casal fue un icono de la movida madrileña, dentro de la música pop y tecno, que supuso en sus pocos años de trabajo y con posterioridad, un referente de nueva música, de una imagen diferente donde sobre todo se mezclaba el arte en su conjunto con sus obras. Pero Tino Casal fue además escultor y pintor, aunque esta faceta no sea la más conocida de este artista. Dejo dos obras de Celestino (Tino) Casal, de un dibujo que tituló “Guerrero” en la aprte alta, y otro que tituló "Blade Runner" abajo.


3.8.16

Cabeza de niño, dibujo del artista Salimberri

Fray Vicente Pignatelli, que fue primer consiliario de la Academia de Bellas Artes de San Luis de Zaragoza, desde 1754 hasta 1759, adquirió durante su estancia en Italia, un lote importante de dibujos de afamados artistas de los siglos XVI hasta mediados del XVIII, para que sirvieran de modelos a los alumnos de dicha escuela de arte dedicada a preparar en el Dibujo y Pintura, Arquitectura, Escultura y Grabado, en niveles análogos a los que se cursaban en la Real Academia de San Fernando de Madrid.

Entre los autores de los que se compraron obras para servir de modelo destacan artistas como Costa, Canuti, Guercino, Domenichino, Mitelli, Maratta, Salimberri, Creti, Gessi, Graziani, Masucci, Bertuzzi y Pitttoni, entre otros. Esta “Cabeza de niño” que vemos en la entrada es de Salimberri y forma parte de esa colección de obras compradas por la Academia de Bellas Artes de San Luis de Zaragoza.

En la actualidad estos dibujos, que pertenecieron a la colección Pignatelli, están depositados en el Museo de Zaragoza, por la Real Academia de Nobles y Bellas Artes de San Luis (nombre puesto en honor de la reina María Luisa de Parma, esposa del Rey Carlos IV, fundador de dicha escuela). Siendo obras representativas de los modelos utilizados en las Academias para la enseñanza artística. Al igual que Goya pudo conocerlos, estudiarlos y hasta copiarlos, muchos artistas coetáneos se sirvieron de ellos, para conocer de primera mano un conjunto de obras pertenecientes a autores de primera fila.