5.12.16

No expliques el Arte Contemporáneo

Si alguna vez intentamos explicar o incluso entender el Arte Contemporáneo, una de las cosas primeras que observamos es que ahora el arte no tiene porqué ser bello.

Y explicar esto es una cuestión compleja, pues siempre hemos defendido en el clasicismo que el arte debería mostrar la belleza, ensalzar lo hermoso a través de encuadres, colores, composiciones, formas.

Eso sin contar que el arte antiguo ensalzaba lo religioso, lo bueno, lo santo, lo correcto. Lo únicamente permitido y que se debía propagar.

Ahora con el Arte Contemporáneo sucede casi todo lo contrario. Se ensalza la provocación, la verdad que entendemos cada uno de nosotros como creadores, y por ello lo feo, lo bruto, lo bestial, la realidad del mundo a través de interpretaciones muy personales.

Si en realidad somos capaces como humanos de matarnos entre nosotros, de hacernos sufrir…, ya no tiene sentido mostrarnos siempre bellos, cándidos, santos o guapos.

No tenemos virtudes suficientes como sociedad contemporánea (posiblemente nunca las hayamos tenido como seres que nos creemos eternos), y por ello no debemos pedirle al arte que las tenga.

Somos violentos, incapaces, ásperos  y brutos.

Somos sucios, y complicados de entender, serios y egoístas.

Y así es el arte contemporáneo, una demostración de lo que somos.

Si un día cambiamos a mejor, sin duda el arte volverá a cambiar también con nosotros, pues el arte es simplemente una actividad humana que modificamos mientras nos vamos modificando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario