5.12.16

No sé. La verdad. Sigo sin saberlo

         
       No sé, la verdad.

                        Me parecieron simpáticas, flotando sobre la cerámica.

Cinco.

     ¿Y por qué cinco y no seis o dos o mil?

No sé, la verdad. Pero me las llevé. Sin saber para qué.                

No hay comentarios:

Publicar un comentario