23.5.17

Aprendamos a ver el arte, observando

El ARTE muchas veces es tan solo saber ver, observar lo que nos rodea y verlo. Tenemos que aprender a mirar mejor todo lo que nos rodea para disfrutar de lo que nos envuelve, de nuestro entorno, observando de forma diferente.

Hay que mirar con más atención, con una cierta curiosidad de querer adivinar qué se nos quiere decir. Intentar dialogar con ella para saber qué nos quiere decir.

En la comunicación gráfica, no todo tienen que ser letras reconocibles, signos habituales, palabras que nos resultan fáciles de descifrar. Por eso hay que aprender a descifrar lo que nos revelan los signos artísticos que se crean para contemplarlos, pero también para comunicarnos sensaciones.

Veamos su forma, su color, su superficie o textura, su tamaño dentro del espacio, el lugar donde está colocado dentro de todo el lienzo, la apariencia que tiene en relación a lo que está a su alrededor.


El mismo signo nos puede provocar sensaciones diferentes según las personas que lo,observamos. Pero curiosamente, también sensaciones distintas según el día que la misma persona observa el conjunto. No hay que buscar nada más en el ARTE, es tan simple como una forma de comunicar sensaciones, que a veces resultar agradables y otras violentas o feas. No siempre tenemos la obligación de entender lo que se intenta decir. Hay decenas de idiomas diferentes y tan solo entendemos algunos de ellos.

Nota.: La obra es del artista Daniel Bagnos


22.5.17

Un San Jorge en Madrid, lleno de sangre


En la parroquia de San José de Madrid podemos contemplar este San Jorge con su pose acostumbrada. No es una figura maravillosa, pero si lo es las figuras de las cabezas cortadas a sus pies, en una borrachera de sangre. La religión en algunos siglos, la paz y el amor la predicaban poco.

Escarabajo verde volando sobre el arte

El artista Rafael Fernández nos deja este escarabajo verde volando entre los aires de Logroño, con una cabeza singular y similar al rabo de un pimiento. Crisálidas sospechosamente imitadoras, en cerámica esmaltada.

21.5.17

San Miguel, en la Catedral de Jaca (Huesca)

Esta tabla nos muestra a un San Miguel luchando contra el demonio en una clásica imagen del soldado que con sus manos, una lanza y un escudo, intenta salvar a la humanidad de todo mal. Esta imagen está en la Catedral románica de San Pedro, en Jaca (Huesca)

Una sencilla obra de arte, para crear ambiente

El arte como decoración es también un ejercicio muy sano para crear ideas, para construir sensaciones. El arte tampoco tiene por qué aspirar a mucho más. Estos músicos decoran una cafetería en Galicia, crean ambiente y cumplen muy bien su misión, la de hacernos creer que estamos en un lugar para disfrutar tranquilamente de la vida. ¿Es necesario mucho más con una simple obra de arte, realizada con una técnica muy correcta?

20.5.17

Mosaico romano en Siria

Este mosaico de principios del siglo V estaba en Siria, en un palacio de los emperadores, cubriendo una superficie de 120 metros cuadrados de la sala donde recibía a sus huéspedes, como el primer espectáculo de la visita. Un pavimento realizado con gran precisión, mostrando diversas escenas de caza, donde intervienen diversos animales y personas. Más de un millón de pequeñas piedras de colores, formando este mosaico de gran detalle.

Una hoja viuda que busca el sol

Una hoja viuda que intenta sacar su brillo y color a la calle, es siempre un objeto de encanto. Quiere volver a disfrutar del sol, de la luz, del calor. Quiere seguir viviendo a la vida de la contemplación de los demás, en sociedad junto a sus recuerdos. Quiere salir a la calle. Algo normal, en toda hoja de vecino.

18.5.17

El Dios Vishnu sobre el dios Garuda

Esta escultura de principios del siglo XX nos muestra al Dios Vishnu (el Preservador, en la modalidad de la bondad), venerado por el hinduismo, que vive en un paraíso más lejano del propio cielo y conocido con el nombre de Vaikhunta donde todo es oro y piedras preciosas. Aquí lo vemos en una figura de Indonesia, montado sobre el dios menor Garuda, que es un pájaro mítico con forma semi humana en la mitología hindú y en la religión budista.

Garuda, dios de categoría inferior, representa el vehículo sobre el que se desplaza el dios hindú Vishnu, el protector del mundo. Este tema aparece con frecuencia en la escultura sobre madera balinés.

Qué es y qué debe ser un museo en el siglo XXI?

Hoy es el Día Mundial de los Museos, que casi sería como decir que los restantes 364 días no lo son, y aquí empezamos a equivocarnos. Los Museos además de armarios contenedores, son sobre todo —o deben serlo— lugares muy activos para crear cultura. Sean del tipo que sean. Son la memoria, el reconocimiento de que somos lo que somos por otros que antes que nosotros estuvieron trabajando con menos herramientas y más precariedad, y aun así lograron maravillas.

Hay muchos tipos de museos, pero sobre todo yo los dividiría en dos clases. Los que sirven para aprender y los que no sirven para nada. De estos hay muy pocos, aunque es verdad que los tiempos actuales han logrado que todos se tengan que poner a trabajar para no caer en el segundo bloque.

Un museo no puede ser un edificio, debe ser un continente y las paredes deben perder protagonismo. Aunque eso depende de siglos y de países. Y cada vez m´ças, es necesario que los museos sean también lecciones vivas de formación y contexto. No deben ser simplemente una pared para colgar o unas vitrinas para mostrar. Hay que explicar, hacer viajar al visitante y moverle las entrañas. Y deben ser un lugar abierto a las fotografías no dañinas y a mostrar en red lo que muchos no pueden tener la suerte de contemplar en el lugar.

La imagen nos muestra un pequeño altar de la dinastía Jin, sobre el año 1200, en China.

Paisaje alemán para aprender a pintar con espátula

Es una obra de pequeño tamaño con un paisaje alemán pintado de forma natural, casi como un boceto, y que una vez más mostramos como ejemplo para aprender a manejar los colores y las formas. Es una obra rápida, que trabaja sobre una base pìntada en negro y sobre la que van añadiendo color y por ello luz. Nada más sencillo, a poco que practiquemos un poco con espátula o con pinceles duros.

13.5.17

Pablo Gargallo y su Urano de 1933

El escultor o mejor dicho artista aragonés, Pablo Gargallo, nos dejó en el año 1933 esta maravillosa obra titulada “Urano”, realizada en bronce y que se puede contemplar en su museo Pablo Gargallo de Zaragoza.

Escultura cubista donde juega con las luces, las sombras, los huevos, los volúmenes, para dar formas que cambian según cambia el punto de vista del espectador, más que en ningún otro tipo de obras escultórica.

2.5.17

Casi seguro que una obra de arte

La saturación de algo crea una mirada diferente. Tanto puede ser bello un simple objeto navegando por la nada, como la saturación de elementos para crear un ambiente determinado. Formas, color, repeticiones, saturación abrumadora. Todo se convierte en otro elemento, ya no es un simple lienzo, menos una puerta o persiana. Es ya otra cosa, casi seguro que una obra de arte.

Pintura fácil y de brochazo, pero bien construida


Muchas veces en cualquier visita a un lugar desconocido y anodino, te puedes encontrar algunas obras de arte que te llamen la atención. Aunque no lo parezca por el tamaño de la firma, sin obras de más de un metro de altas, muy grandes, realizadas con enormes brochazos donde el color y las formas, siendo muy simples, juegan precisamente con el tamaño para sorprender. Es un ejemplo de pintura fácil, pero atrevida, que quiere recordar alguna época del genial Picasso.


1.5.17

Simulando a Agustín Ibarrola

Simulando los cubos de la memoria de Llanes, en un hotel de la localidad hemos encontrado estas obras que emplean parte de los primeros diseños de estas construcciones tan pintorescas junto al mar, en la escollera del puerto. Agustín Ibarrola realizó la intervención artística original en los cubos que pesan 60 toneladas cada uno, como un ejemplo de recuerdo artístico, de su memoria creadora, empleando colores vivos, figuras abstractas y dibujos simples, pero contundentes, que no dejan indiferentes a nadie.

Monstruo del palacio da Pena de Sintra

 A las afueras de la ciudad portuguesa de Sintra se encuentra el Palacio da Pena, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, siendo uno de los símbolos del Portugal monárquico pues durante el siglo XIX vivió en él la familia real.

Aquí vemos una figura en relieve de un ser medio pez medio hombre, saliendo de una concha, con una cabeza cubierta por cabellos que se convierten en un tronco de parra, y cuyas ramas están sujetadas por los brazos del personaje. A modo de monstruo o demonio y con una fortaleza a prueba de problemas, está sujetando una de la ventanas balconadas del palacio. Un ejemplo del estilo romántico del momento.